Nuestro juego

Desde que el crecimiento del fenómeno escape ha multiplicado las salas abiertas, la temática y el sistema de juego se han diversificado enormemente. Generalmente se trata de resolver una serie de enigmas para conseguir un objetivo. Este objetivo no tiene que limitarse a escapar, puede ser que tengáis que salvar a la humanidad, restablecer la libertad del pueblo o conseguir que tu equipo gane la Champions. La ambientación también es una parte importante, ya que te permite sumergirte en el juego y disfrutarlo más.

Podemos hacer varias clasificaciones, una de ellas se basaría en el reparto del esfuerzo que los creadores han dedicado a lo que sería la ambientación, por una parte, y al juego en sí (en referencia a la historia y los enigmas que los jugadores tienen que resolver) por otra. Los Escapes más clásicos están basados en el juego, en que la historia sea redonda, creíble y sin lagunas. Recientemente se están abriendo salas que ponen el esfuerzo en recrear una ambientación impresionante y muy real. Esto es fantástico mientras no descuidemos el juego, no hace falta decir que el mejor escape es el que tiene una buena historia y una buena ambientación.

CSI Barcelona es un escape clásico, hemos puesto el esfuerzo en los enigmas y en que la historia sea redonda, que todo siga una lógica. Aunque hemos cuidado la ambientación, consideramos que esta no debe ser nunca la protagonista, debe estar al servicio del juego, y no al revés.

Por otra parte tenemos el “factor miedo”. El objetivo de un escape es que sea divertido, y el nivel de diversión en ocasiones se puede medir con el nivel de adrenalina en sangre. Hay salas en que las descargas de hormonas se intentan conseguir creando un clima constante de tensión, con los jugadores esperando el “susto” en cualquier momento. Aunque esto puede ser muy divertido (para algunas personas), si no está muy bien regulado puede impedir que los jugadores se dediquen a la resolución de enigmas.

En CSI Barcelona la adrenalina la pone el reloj, no hay sustos, no hay figurantes, no hay situaciones que den miedo. Aparte de la posibilidad de morir entre terribles sufrimientos, claro.

Otra clasificación que se podría hacer sería por el nivel de dificultad. Lo ideal para que todo el mundo pueda disfrutar del juego, es que está adaptado a su nivel. En CSI Barcelona hemos intentado “modular” la dificultad al nivel del usuario, por eso os preguntamos al hacer la inscripción el nivel de dificultad que creéis mejor se adapta a vuestro nivel.

Nuestro juego se adapta a cualquier nivel, y en el modo difícil puede ser un reto para cualquier equipo de jugadores expertos.

La duración también es un factor de diferenciación entre las salas. Lo habitual es que tengáis 60 minutos para cumplir vuestra misión, aunque últimamente están saliendo salas que superan ese tiempo. CSI Barcelona es una sala de 90 minutos. Calcular que entre la recepción, la introducción, el juego y la despedida, vais a estar unas dos horas en nuestras instalaciones.

En resumen, CSI intenta ser un escape room de corte clásico, no es de terror, no tiene figurantes, y su dificultad es adaptable a vuestro nivel. Ah, y es 90 minutos.

Una última cosa. Por experiencia propia, sabemos lo divertido que puede ser ver jugar a tus amigos, sobre todo si ya conoces el juego. Por eso en CSI Barcelona hay una zona habilitada para que cuando vengan grupos grandes que se tengan que dividir en dos partidas, el que ya lo ha jugado pueda ver y oír a sus compañeros, ¿Lo harán ellos mejor?